Archives for the month of: December, 2012

Hay muchas pruebas de que la vida te da y te quita, en su justa medida.

Pero las pruebas no alcanzan, ni son relevantes cuando eso que quita es el sueño.

Y no hablo del sueño de dormir, de cerrar los ojos.

Hablo de ese sueño que uno anhela desde las entrañas.

Y proyecta. Y espera. Y se juega.

Dicen también que la vida nos oprime,

pero nunca más de lo que somos capaces de soportar.

Tal vez sea cierto. Pero no mitiga el dolor.

La tristeza de ver como ese sueño se va de las manos.

Y corre hacia otros.

Otros que lo abrazan con la misma fuerza con que uno lo hubiera hecho… porque era su sueño!

Dicen mucho sobre el tiempo y las heridas. Cuantas sanan, cuantas perduran.

Pero no hay tiempos exactos ni heridas iguales.

El dolor no se comparte. Y cuando es único, duele más.

Que mueran los sueños efímeros, eso no es grave…

Que no nazcan los que deseamos… eso es lo más cruel.

Image

Advertisements

10-mitos-acerca-del-cancer

Considerado el de más incidencia en la mujer, el cáncer de mama puede  desarrollarse por múltiples factores asociados con la edad, los antecedentes familiares, el estilo de vida, entre otros, pero tal vez lo más importante para destacar es que se presenta como una enfermedad a-sintomática y cuya prevención es la detección precoz de cualquier alteración en la mama.

Ya sea a través del autoexámen (palpación de la mama) o de mamografías, la principal arma para batallar la enfermedad es una detección temprana que permitirá mayores posibilidades de erradicarla.

Autoexámen y mamografía

Al ser básicamente una enfermedad a-sintomática, un punto primordial, conjuntamente con la asistencia regular al ginecólogo, es el autoexámen.

Al respecto, el Doctor Hector Covini, Tocoginecólogo, Mastólogo y Jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Mastología de la Clínica La Pequeña Familia, explica que, “le enseñamos al paciente a hacer el autoexámen de mama que sigue siendo uno de los métodos de mayor captación. Se palpan en la mama zonas que se cree que no son normales y se consulta. Luego surge en la mamografía, e incluso puede surgir en otra zona”.

La razón del autoexámen es específicamente a los efectos de percibir algún tipo de cambio o anomalía en la mama y acudir al profesional. Según su indicación, luego se procederá a la realización de estudios como la mamografía e incluso ecografía.

“La mamografía es el estudio base”, indica el Doctor Covini, “pero a la vez una ecografía ve lo que no ve la mamografía. Ambos estudios se complementan, son los que te dan una idea de cómo es la salud de la mama”.

De esa forma pueden encontrarse aquellos signos que muchas veces no son palpables, o los distintos focos que pueden ser cáncer.

Acompañado por el autoexámen, que no requiere grandes conocimientos ni mucho menos resulta costoso, sino todo lo contrario, actualmente se ha estipulado que a partir de los 40 años, todas las mujeres deberían realizarse una mamografía por año, salvo en el caso de aquellas que posean antecedentes familiares de línea, como puede ser a través de la madre, abuela, tía, donde los controles deberán iniciarse mucho antes.

Detección, estudio y pasos a seguir

El Doctor Covini explica que “cuando se encuentra un área o un nódulo en la mama, se  lo estudia. Actualmente lo que hacemos son tres tipos diferentes de punciones”.

La denominada PAAF, que se realiza para extraer células que luego el patólogo estudiará para saber si poseen características atípicas o no.

También se realiza la Core biopsy, considerada la más saludable y la más realizada, dirigida al centro del nódulo para extraer tejido. De esa forma el patólogo tendrá más posibilidades de determinación de la enfermedad.

Y la tercera es la Biopsia radioquirúrgica (radio dirigida) que se realiza cuando hay áreas de microcalcificaciones en la grasa que se extraen con rayos y agujas, para su posterior análisis.

“Cuando tenés el diagnóstico, si es un tumor de mama, el paso siguiente es la cirugía”, explica Covini. “Estas técnicas referidas son las que te dan el tipo de tumor, las características y entonces así podés estudiar los receptores que actualmente son fundamentales; se buscan en las células tumorales los receptores a estrógenos, a progesterona y Her 2/Neu para poder definir el tratamiento posterior”.

Actualmente también se realiza una técnica conocida como “ganglio centinela” por laque a través de un equipo especial se detecta el ganglio donde llegan los linfáticos más importantes de la mama, entonces sólo se extrae  el ganglio y el patólogo lo estudia en la operación.

Como bien explica el Doctor Covini, “se ubica el ganglio con una técnica de cámara gama, con una sustancia que tiene radiación, se extrae, y si confirmamos que tiene radioactividad, el patólogo determinará si tiene o no  metástasis. Si no la tiene, ahí termina la operación. Si tiene metástasis habrá que obtener más ganglios para que pueda estadificarse el tumor, conocer en que estadio está y así el oncólogo pueda dar un tratamiento adecuado”.

Si bien en las décadas pasadas solía operarse el cáncer de mama extirpando la mama completa, la axila y el pectoral y pectoral menor, y hasta se extraía la arteria mamaria, actualmente el procedimiento es diferente y se realizan técnicas llamadas de reconstrucción.

“Se coloca un aparatito expansor que se infla y mantiene la forma de la mama para que luego se ponga una prótesis”, explica Covini. “También hay otras técnicas más nuevas donde se sacan porciones de grasa y se ponen en la mama, son auto injertos. Otro método es que con utilización de grasa abdominal se hace una prótesis de grasa propia. Eso es lo nuevo en cirugía, lo último”, destaca el profesional.

 

Tratamientos adyuvantes

La necesidad de hallar el mejor tratamiento para mejorar la calidad de vida de los pacientes es una tarea que cada médico debe realizar atendiendo a un sinfín de factores.

Según explica el Doctor Gustavo Sarobe, Oncólogo clínico, “es importante aclarar a los pacientes que cada uno tiene su propia historia y que cada tumor en cada paciente es una historia diferente”. A su vez advierte que “muchas veces se generaliza, y hay que tener en cuenta que los diagnósticos no son tan iguales”.

Los diferentes factores pronósticos y los predictivos son los que ayudarán a tomar las decisiones terapéuticas convenientes y de acuerdo a ello iniciar el tratamiento correspondiente. En tal sentido, Sarobe explica que, “dentro de esos factores pronósticos y predictivos está el tamaño del tumor; el hecho de saber si hay ganglios comprometidos o no, y en todo caso su número”.

De acuerdo a los receptores hormonales, el Her 2/Neu y aunando todo ello con  la edad de la paciente y demás consideraciones como por ejemplo, si es menopáusica o no, entre otras, se le ofrece el tratamiento adyuvante para mejorar su sobrevida.

El Doctor Sarobe explica que hay tres tipos de tratamientos según el estadío de la enfermedad, “la Radioterapia, que se utiliza en los estadíos precoces. Si se conserva la mama, sirve para reforzar el hecho quirúrgico y  reducir las posibilidades de recaída local. La Quimioterapia, destinada a los estadíos más complejos o avanzados y de peor pronóstico y la  Hormonoterapia, para aquellos con receptores hormonales positivos”.

Llamado de atención

El autoexámen y los controles periódicos son los que permiten, en caso de desarrollo de la enfermedad, que puedan existir mayores posibilidades de curación o mejoramiento de la sobrevida. En ese sentido el Doctor Sarobe insiste, “en los estadíos precoces hay más posibilidades curativas y por eso es tan importante el control”.

A su vez, advierte que, “el índice de recaimiento es mayor en los primeros dos años posteriores a la intervención. Luego de esos dos años el riesgo baja y a medida que nos alejamos del diagnóstico, disminuye más. Aún así, pueden aparecer segundos tumores, porque son pacientes que pueden desarrollar segundos, diferentes del primero. Diferentes células y receptores, diferentes tumores, y de allí la importancia de continuar los controles”.

Tomar conciencia

Aún cuando haya factores que contribuyan a la aparición del cáncer de mama, las conclusiones arriban a la necesidad e importancia de tomar parte y muy activamente en la propia salud.

Las cifras actuales, que advierten que “una de cada ocho mujeres que están naciendo hoy pueden desarrollar un cáncer de mama en su vida, significa que la prevalencia de la enfermedad es altísima y es más del del 50% de los tumores de la mujer, pero no es para asustarse sino para tomar conciencia”, concluye el Doctor Covini.

 

Mujeres jóvenes y adultas

La mamografía que se recomienda a las mujeres adultas para su control no suele ser de igual utilidad en las mujeres más jóvenes, para quienes se suele ordenar una ecografía mamaria, en su lugar.

El Doctor Covini explica que, “las mujeres jóvenes tienen mamas densas, llenas de glándulas, que no están atrofiadas. En las mujeres adultas las glándulas se atrofian y es mucho más fácil de ver a través de la radiología”.